Materialidad victoriosa

"Mujer Azul". José Manuel Merello. Acrílico

(Texto Experimental Neosurrealista)

Por el pájaro campana
escondido
entre los astros
el cielo canta
su historia de polvo y plumas…

Curiosamente, lo que aquí nos ocupa, no es considerado
como problema, fuera de la más sencilla de las negaciones
de las moscas negras, y los metálicos grillos, con piel de
cordero, con la vil pasión traidora, de las mentiras del
pasado, y las mentiras venideras, dando el estímulo gris
suficiente para el cambio, a un desastre mayor, atrapados
por la disyuntiva del triunfo a fuerzas, y el éxito absoluto,
trasmitido tradicionalmente por los aires, con la simple
alusión al dedo que lo dirige… Aunque jamás fue posible
definir positivamente su pasado… ¡ Elefanteado hormigosamente !.

Con la sonrisa
intemporal del hambre
la justicia ya no habla
tiene luto por su tumba
entre los dioses muerta…

Por la solidaridad reconocida, de los huesos y el humo,
mientras el destino mítico de las almas perece, en el
bolsillo de las monedas reflexivas, para descansar,
purificarse y regenerarse, esterilizando la consciencia
de pantanos, basureros, y podredumbre envenenada,
con las leyes de la gravitación universal, y el equilibrio
de la desaparición forzada del fracaso, la ineptutud, y
los intereses deducibles, con fulgurante rapidez, sobre
todo con los más poderosos en pobreza e ignorancia,
con lo más autónomo de su plenitud… ¡ Alacránica y abuitreada !

Por no aceptar
la verdad se ha suicidado
colgada de la esperanza
baleada por los anhelos
dónde el engaño triunfa…

Sin embargo, la peculiaridad de la física no estriba tanto
en la amplitud de su objeto, sino en la ambición desorbitada
del amor por la equidad, donde no se admite la ambigüedad
en la distribución de la riqueza, y del trabajo compasivo, que
la ética de laboratorio cibernético se encargará de confirmar,
depurar o refutar, en la reducción máxima de un sistema de
fuerzas espiritualmente perfumadas, con los métodos algebráicos
latiendo, con palanca y balanza enamoradas, más allá del torno
y la polea disgustados, por el movimiento rectilineo uniforme,
en la dinámica del sólido sin efecto… ¡ Culebreando pavorosamente !.

¡ Oh, materialidad deleitable y virtuosa !
¡ Oh, materialidad de incitante pureza !
¡ Oh, materialidad de tentación sublime !
¡ Oh, materialidad delicada y compasiva !
¡ Tu éxito y triunfo, ha hecho de la humanidad un mártir !

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Comentarios