Mar y sol

Amante milenaria de unas horas,
sabiduría prohibida.
La noche más brillante
de mis oscuros días,
luz y sombra.
Piedra preciosa
que esboza una sonrisa.
Tempestad de silencio
ráfaga de ilusiones,
la dulce voz de mando
en mi locura.
Verdad insospechada
de la sirena que habla de tu cuerpo
cuando canta la tierra prometida
y mis manos, audaces carabelas
errando, naufragando
en el vacío que de ella las separa.
Tu mirada, un instante
de ventura marina,
mar y sol en la niebla
de la ciudad sangrienta.
Mar y sol,
todo
en la nada de mi vida.

Comentarios