Las glorias del mundo

Paisaje de Baviera, autor desconocido

No importa si soy joven o viejo,
vuelvo siempre a sentir la emoción
de la montaña que renuente me alejo,
de la bella mujer asomada al balcón,
de la empinada calle a la luz de la luna
de cuando era niño, arrullado en mi cuna…

Palpito al compás de un mundo trepidante
y añoro esa blanca mano de mujer
misteriosa, sutil, insinuante,
que endulza estas tristes horas del atardecer…

Me empeño en desechar esta vil realidad
de las cosas que cuentan, de leyes y mañas,
busco liberarme, busco libertad,
y me acojo al abrigo de mis buenas montañas…

Al rumor del viento húmedo, a la imagen amada
de esa linda y morena gitana habré de volver,
como siempre se vuelve después de una escapada,
se olvida uno de todo y se vuelve a querer…

(Traducción del Profr. Emilio Ávila De La Torre)

Comentarios