Confesiones a medianoche

Una vez me acariciaron el corazón
y lo único que sentí fue lluvia
Ella sabe lo que representa para mí
angustia, luna bañada en oro
Un mundo paralelo se vuelve ciego
pero sigue escuchando palpitaciones diversas
rápidas, lentas.
Soy el rayo inconsciente,
el rayo que todo lo siente
el que varía en colores
e iluminaciones trascendentes
Soy la flor que una vez marchita
se vuelve universo
soy la calma que espera sentada
en medio de una tormenta
soy sol y luna, energías divididas.
Somos amigos que no volverán a ser
más que eso
somos el último grito
en medio de la arena
sin respuestas a todas tus preguntas
con deseos a todas tus propuestas.
La lluvia me acompañará en tu ausencia
mientras nuestras almas descansan juntas
y cada gota que cae
es una lágrima que no he podido derramar
es lo que siempre nos va a unir
aunque este mundo gire
y de nosotros sólo quede el recuerdo
tu alma y la mía unidas vuelan
con alas de confesiones a medianoche.

Comentarios