Canción de cuna para Juan Ignacio

Canción de cuna, de Adolphe William Bouguereau

Dedicada a mi nieto Juan Ignacio.

Con los hilos dorados de mi esperanza
tejeré una escalera que ascienda al cielo,
para robar la estrella, la más brillante,
que traeré escondida en celeste velo.

Con ella haré una cuna de mil fulgores
para mecer el sueño de mi pequeño;
y hasta la luna buena estará celosa
de que de tanto brillo seas el dueño.

Traeré también del viaje un jirón del cielo,
la cola de un cometa, una nube blonda,
dos ángeles azules, dos querubines
que harán, para tu juego, angelical ronda.

Te daré una casita color celeste,
un caminito blanco de terciopelo;
y en alado corcel cruzarás la vida,
como príncipe azul que bajó del cielo.

Juan Ignacio, pequeño, tu gran ternura
hace vibrar mi lira, colma mi anhelo;
quisiera darte tanto, quisiera todo,
quisiera darte un mundo de caramelo.

Comentarios