Al remar el crepúsculo, tardías

Batalla Naval, de Ernest Descals

Al remar el crepúsculo, tardías
euforias suaves, jíbaro solfeaba;
el puerto yo veía y la almadraba
de atunes, magos, íncubos, tranvías.

Mirando a la sazón, craneopatías
asaltan al pensar que el cielo muestra
la luz de mil pasados; su finestra
exhuma siglos en estrellas frías.

Solázome rayano en los plañidos,
me embarco hacia el fulgor, rememorando.
La zarca mar, zahiero como omiso.

Mi malecón que zumba: sus soplidos
ya farfullan los auges; boquiblando
recórrote, surcando el rasoliso.

Comentarios